Divorcio Amistoso - rápido, sencillo y económico
 
REQUISITOS para poder tramitar su separación o divorcio de mutuo acuerdo:
 
1.- Que hayan transcurrido tres meses desde la celebración de su matrimonio.
2.- Que ambos cónyuges estén de acuerdo en tramitar su separación o divorcio, y lleguen a un acuerdo en cuanto al uso de la vivienda conyugal, la custodia de los hijos comunes, el régimen de visitas, la pensión alimenticia, la pensión compensatoria, etc. Acuerdos que quedarán plasmados en el convenio regulador.
 
 
DOCUMENTOS necesarios:
 
1.-Certificado literal de matrimonio.Deben ir al Registro Civil donde conste inscrito su matrimonio.
2.-Certificado literal de nacimiento de los hijos. Deben ir al Registro Civil donde conste inscrito el nacimiento.
3.-Certificado de empadronamiento de los cónyuges. Deben ir a su ayuntamiento.
4.-Sentencia de separación, si está separado judicialmente.
 
 
CONCEPTOS que le serán de ayuda para rellenar el formulario y que deben incluirse en el convenio regulador:
 
Diferencia entre Separación y Divorcio:
 
 
SEPARACIÓN
DIVORCIO
- No extingue el vínculo matrimonial
(sólo suspende la vida en común de los cónyuges)
- Extingue el vínculo matrimonial
- Si se reconcilian no deben contraer matrimonio de    nuevo, sólo comunicarlo al Juzgado.
- Si se reconcilian deben casarse de nuevo ya que el vínculo se ha extinguido
- No permite casarse de nuevo                            
- Permite casarse de nuevo.
 
 
Semejanza entre Separación y Divorcio: 
 
- El procedimiento, los requisitos y los efectos que produce la separación y el divorcio, son los mismos.
- Ambos ponen fin al régimen económico de gananciales (por lo tanto, los bienes que adquieran tras la sentencia de separación o divorcio, pertenecerán de forma privativa al cónyuge que los adquiere). Los cónyuges sometidos al régimen económico matrimonial de gananciales podrán acordar liquidar la sociedad legal de gananciales en el momento de la separación / divorcio o pueden dejarlo por un momento posterior.
 
El convenio regulador debe contener todos los siguientes extremos:
 
1.- El uso de domicilio conyugal, el cual suele atribuirse al progenitor que conviva con los hijos, hasta que éstos adquieran la mayoría de edad e independencia económica. En caso de no existir hijos, se atribuye al cónyuge más necesitado y suele atribuirse de forma temporal.
 
2.- La patria potestad suele ser compartida entre ambos progenitores. En este caso las decisiones de importancia que afecten a la salud, educación y crianza del menor, deberán ser tomadas por ambos progenitores.
 
3.- Guarda y custodia: se atribuye al cónyuge que va a convivir con los hijos y éste, será quien decida las cuestiones del día a día. En algunos casos pude atribuirse de forma compartida entre ambos progenitores siempre teniendo en cuenta el interés del menor.
 
4.- El régimen de visitas: el progenitor que no tenga atribuida la guarda y custodia de los hijos tendrá derecho al régimen de visitas con éstos. Normalmente, se manifiesta en el convenio que el progenitor no custodio tendrá un régimen de visitas amplio y en defecto de acuerdo, se establece de forma detallada un régimen con carácter de mínimo. En este caso, las posibilidades son múltiples: fines de semana alternos que pueden iniciarse el viernes a la salida del colegio o el sábado por la mañana, hasta el domingo por la noche o el lunes llevando al menor directamente al colegio. Pueden acordase días intersemanales, en este sentido, puede consistir en que el progenitor recoja al hijo en el colegio y lo devuelva por la noche al domicilio del progenitor custodio, o bien, que el menor pernocte en su domicilio reintegrándolo a la mañana siguiente en el colegio. Como ven, posibilidades hay muchas, y ello ya depende de lo que ustedes decidan. En función de la edad del menor pude establecerse un régimen de visitas más limitado, por ejemplo, fines de semana sin pernocta, y acordar que cuando el menor tenga por ejemplo, tres años, éstos serán con pernocta.
 
Y en cuanto a las vacaciones de Navidad, Semana Santa y Verano, suelen acordarse por mitades iguales entre ambos progenitores, correspondiéndole a un progenitor la primera mitad los años pares y la segunda mitad los impares. Y en verano pueden repartirse todas las vacaciones del menor por mitad, o bien, julio con uno y agosto con el otro, o la primeras quincenas de julio y agosto con uno y las segundas quincenas con el otro, alternándose cada año.
 
5.- Pensión de alimentos de los hijos: el progenitor que no tenga atribuida la guarda y custodia del menor deberá abonarle al progenitor que conviva con los hijos una pensión alimenticia que incluye la educación del menor, el vestido... Para la cuantía de la pensión se tiene en cuenta las necesidades del menor y las posibilidades de quien la debe afrontar.
 
La pensión deberá actualizarse cada año según las variaciones que experimente el I.P.C. dictado por el Gobierno u Organismo que le sustituya, y deberá ser ingresada en la cuenta bancaria que facilite el progenitor que la recibe, dentro de los 5 primeros días de cada mes.
 
Por otro lado, los gastos de educación extraescolar y/o complementaria que de común acuerdo decidan deba realizar el hijo habido en común, tales como colonias, clases particulares, de deporte, de idiomas, cursos, estancias y similares, así como los gastos médico-farmacéuticos no cubiertos por la Seguridad Social (dentista, ortodoncia, gafas, etc...), los llamados gastos extraordinarios, suele acordarse que serán abonados por mitades iguales entre ambos cónyuges.
 
6.- Pensión compensatoria: sólo se acuerda cuando el divorcio o la separación le produce a un cónyuge un desequilibrio en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio. Para fijar su cuantía se tiene en cuenta la edad y el estado de salud, la cualificación profesional y las posibilidades de acceso a un empleo, la dedicación pasada y futura a la familia, la colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge, la duración del matrimonio y de la convivencia conyugal, el caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge.
 
Esta pensión puede acordarse de forma temporal, por tiempo indefinido o en un pago único.
 
7.- Liquidación de bienes: pueden acordar repartirse los bienes mueble e inmuebles en el mismo convenio regulador, de esta forma, en el caso de los bienes inmuebles, las misma sentencia les servirá para posteriormente acudir al Registro de la Propiedad para inscribir el cambio de propiedad, evitando de esta forma gastos de notario e impuestos.
 
8.- Compensación económica: Sólo en Cataluña. El cónyuge que, sin retribución o con una retribución insuficiente, ha trabajado para la casa o para el otro cónyuge tiene derecho a recibir de éste una compensación económica, en el caso de que se haya generado, por este motivo, una situación de desigualdad entre el patrimonio de ambos que implique un enriquecimiento injusto. La compensación debe satisfacerse en metálico, o con bienes del cónyuge obligado. El pago debe tener efecto en el plazo máximo de tres años.